domingo, 14 de julio de 2019

LLAMADOS A CONVERTIRNOS EN SAMARITANOS


https://3.bp.blogspot.com/-8sxNeE1V-vI/V3_ltdHB_lI/AAAAAAAAK1M/bnIIYvrP0t89o9E3xnwg9gLh0DoOqrF2QCLcB/s1600/Glosa1.jpg

Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó. Siguen pocas líneas, uno de los relatos más breves del mundo, y más bello, en el que está condensado el drama y la solución de toda la entera historia humana. Un hombre: no conocemos su nombre, pero conocemos su rostro: herido, golpeado, terror y sangre, cuerpo a tierra, no consigue levantarse. Es el rostro eterno del hombre, el mundo entero pasa por el camino que va de Jerusalén a Jericó. Nadie puede decir: yo hago otro camino, nadie puede considerarse ajeno al destino del mundo. Nos salvaremos todos juntos o no habrá salvación. 
Un sacerdote bajaba por aquel mismo camino. El primero que pasa es un cura, un hombre de Dios. Ve al hombre en el suelo, lo rodea, pasa de largo. Más allá de la carne y el dolor del mundo no hay Dios, no hay ni templo ni culto solemne, únicamente el espejismo de poder amar a Dios sin amar al prójimo. El espejismo de sentirnos a gusto como creyentes, el peligro de una religiosidad vacía. La cita con Dios la tienes en la ruta de Jericó. 
https://lh4.googleusercontent.com/iAOhXCNJxRvOUnkrf93X1VyqFQvTSTNeY2QQBtsVr6OXbWUVT-ZJu1VhEEkoAOX5jg722r2t5_6csCHZyQJeOhr6Bwg-x-AS5pxFvm7Pg9FBy2SUiFJBQgeerjH5n_PEYtdt5IcMbC4tafbEPA
“El Buen Samaritano” de Van Gogh
Recorre el hombre y llegarás a Dios, dice San Agustín. El segundo que pasa es un levita. Quizás piensa: ¿por qué Dios no interviene salvando a este hombre? Dios interviene siempre pero lo hace a través de sus hijos, a través de mí. Su respuesta al dolor del mundo soy yo, enviado como brazos abiertos.

En cambio un samaritano, un hereje, un enemigo, se conmueve y se le acerca. Son términos de una carga infinita, bellísima, que están llenos de luz y de color, llenos de humanidad. No hay humanidad posible sin la compasión, el menos sentimental de los sentimientos, el menos empalagoso, el más concreto: tomar sobre mí, cargar sobre mis espaldas el destino del otro.
No es un pararse espontaneo. La compasión no es un instinto, sino una conquista. Como el perdón: no es un sentimiento, sino una decisión. El relato de Lucas ahora pone en fila diez verbos para describir el amor: lo vio, se conmovió, se acercó, bajó, derramó, vendó, cargó, lo llevó, lo cuidó, pagó y así hasta el decimó verbo: a mi regresó saldaré. Este es el nuevo decálogo, los nuevos diez mandamientos: para todos, para que el hombre sea aprobado como hombre, para que la tierra esté poblada de “prójimos”, no de adversarios. 
Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, un hombre afortunado. Porqué la experiencia de ser amado gratuitamente, aunque sólo sea una vez en la vida, llena de sentido la vida entera por mucho tiempo, cura en profundidad a quien ha padecido la violencia y se ha sentido pisoteado en el alma y aplastado en su dignidad. 
¿Pero quién es mi prójimo? Jesús responde: tu prójimo es quien se ha compadecido de ti. Entonces ama a tu prójimo, ama a tus samaritanos, ama a todos aquellos que te han salvado, levantado, que han pagado por ti. Aprende el amor del amor recibido. Conviértete también tú en samaritano.
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 15 al 21 de julio.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 21:00 horas.

Lunes: A las 20:30 Rosario, Novena y Misa por las intenciones de los participantes en ella.
Martes: A las 21:00 Misa Solemne a la Virgen del Carmen por las intenciones de la parroquia, seguida de procesión.
Miércoles: Al Santísimo Sacramento a intención de la cofradía del Carmen.
Jueves: Por Manuel y Antonio Valladares Fernández
Viernes: No habrá Misa.
Sábado: Por Elisa a Caladiña; José Manuel Otero Naveiro y difuntos de la familia; Delia Cacabelos Dopazo; Manuel Dovalo Méndez, padres y hermana; José Couto Miniño; Miniño Arosa Lobato y esposa Josefina Agraso.
Domingo: Misa primera a las 9:00 por la Parroquia. Misa segunda a las 12:00 por Julián, Lucía e hijos fallecidos.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Lunes 15: A las 19:30 Rosario, Novena y Misa por Pedro Ansorena, hijos Pedro, Federico y Julia. Carmen Salgueiro Torres y esposo Edelmiro, da Arnosa.
Martes 16: Misa a las 11:00 en Rouxique, por Montse a intención del grupo de las alfombras. La Misa de la tarde en Cachadas por la Parroquia.
Jueves 18: Por Peregrina Méndez Muñiz y hermano Luis.
Sábado 20: Por Luis Abal Lima; Rogelio Otero Domínguez, Amalia Otero Carballa y esposo José Fernández Tacón.
Domingo 21: Por Manuel Méndez Laredo; Juan Valladares Lores y esposa, Da Costiña; Carmen Táboas Torres, esposo Carlos, padres y hermanos, das Pedreiras.

domingo, 7 de julio de 2019

¡PARA DE LLORIQUEAR Y LAMENTARTE!


https://4.bp.blogspot.com/-5sqv-3ebSd8/V3bEvPxkZYI/AAAAAAAAKxY/P5ShLC-oJ1gfeFH-BY2chW3KGjrza6YHgCLcB/s1600/glosa1.jpg 

Finalmente un hombre -¡y que Hombre!- de mirada maravillosa. Mientras todos encogidos cantaban lamentelas sobre el mundo que sufre, sobre la juventud que se pierde, sobre la esperanza que parece marchitarse bajo los golpes bajos de la crisis y la desesperación, únicamente un Hombre canta las alabanzas y la gloria de un mundo de bondad: “¡La mies es mucha!”. Bastaría sólo eso para mostrar cuán lejano está de su belleza un cierto cristianismo: el de los cristianos-plañideras, el de los obispos que se lamentan de la escasez de vocaciones, de los que profetizan el fin del mundo. Todos ellos gente que ha puesto demasiado el acento en el resto de la frase: “los operarios son pocos”. Como si Cristo, tan parco y puntual en el manejar adjetivos, conjuntivos e imperativos, fuese un broncas empedernido, un pesimista de la primera generación cristiana, uno de aquellos patriarcas barbudos y fruncido entrecejo. En cambio, Él la frase la inicia en positivo y es el deseo y el anuncio de un mundo que hay que iluminar. Como diciendo: “mirad qué maravilla de mundo, qué abundancia de bien, qué granero de esperanza”. Y sólo después rubrica esta su constatación, que es como decir que son pocos los que se dan cuenta, tan pocos como los que buscan reunir el bien, y tan exiguos como el número de aquellos que se dignan contemplarlo. Para Él, primero viene el reconocimiento del Bien y sólo después hay espacio para todo lo demás. 
Un día se dio cuenta de que los doce -los primero Doce de la historia- no eran suficientes: hacían falta setenta y dos. Quizás ya en aquel tiempo el bien era tan abundante que eran necesarios tantos ojos para escrutarlo, tantas manos para servirlo, tantas vidas para testimoniarlo. Es increíble lo que tendrán que hacer: tendrán que ser voz de su Voz, anuncio de un futuro que está ya presente, mensajeros de una palabra que es bendición: “Está cerca el Reino de Dios”. ¿Pero por qué lamentarse? ¡Tanto quejarse y caras malhumoradas! Su misión es anunciar a todos que el Eterno es tan cercano que corren el riesgo de pasar junto a Él sin darse cuenta de ello, tendrán que mostrar al mundo cómo la eternidad se juega aquí abajo, tendrán el arduo objetivo de predisponer los corazones al paso del Amigo de Nazaret. Y tendrán que hacerlo desarmados, sin nada que perder y todo que ganar: Está en juego el Todo: nada de sandalias ni mochila ni bolsa, sólo un puñado de sílabas -que se convertirán en su Palabra- que les abrirá rutas por el desierto, hará fluir ríos en la estepa y contemplar prodigios antes inimaginables. Es verdad que hay lobos y Cristo lo sabe: pero Él también sabe que aunque sean superiores en número, nada podrán contra la mansedumbre de los corderos. Y nada podrá contra aquellos que en pie desde primera hora de la mañana, descubrirán en el mundo una sobreabundancia de bien que dará alas a sus corazones. 
https://lh3.googleusercontent.com/GV0fOzVmw7bpUMIPZYMFnjX7lhI0eq6G2Q5dxwU36mf6ibzQQtDsth1gfBYfZxBJGXr0Om_XtlB0fr5e5IHROuj9HlQQupkPSiQwBZyAnz-HkBuC2l55M1vPTCP4KOLvQQxbqrHkZdR5b1UZ3A
El mundo puede ser contemplado en modo diabólico o en modo simbólico. Si dijésemos que en el mundo no hay mucha esperanza, y quisiésemos buscar las razones de esta desesperación e indujésemos a realizar el análisis lógico-gramatical de las tristezas humanas, afrontaríamos el tema de manera diabólica. En cambio de manera simbólica significa con una mirada de conjunto, con una mirada de enamorados, con golpes de alas extendidas a punto de hacernos despegar y elevar desde el bajo nivel en que estamos a las altas cotas que hemos de alcanzar. 
El evangelio de este domingo no es para el mundo, es para nosotros los cristianos de mirada diabólica (que separa): demasiado pesimismo, demasiados análisis causa-efecto de las realidades espirituales, poca mirada poética sobre las cosas. Y la gente no se convierte, se paraliza ante tantos planteamientos moralizantes  negativos, se repliega decepcionada. En vez de recibir bocanadas de esperanza, se las entierra bajo toneladas de amargura. Y sin embargo el Evangelio es una reserva inagotable de optimismo, de una mirada empapada de belleza, de serenidad de corazón. Hay bien en abundancia -la mies es mucha-: sólo faltan hombres y mujeres que lo descubran, que lo custodien, que lo esparzan y difundan entre los demás. Faltan locos que abran brechas de luz sobre un mundo desesperado. 
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 8 al 14 de julio.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana continuamos con la novena a la Virgen del Carmen. Sobre las 20:30, Rosario, Novena y Eucaristía.

Lunes: Por José Riveiro Prado y difuntos de la familia.
Martes: Obligaciones del Celebrante.
Miércoles: A las Benditas Ánimas a intención del Cepillo de Ánimas.
Jueves: A San Benito por las intenciones de la Parroquia.
Viernes: Por Román Cousido Besada, padres y hermanos.
Sábado: A las 13:00 Misa a San Cristóbal en el campo de la fiesta. A las 21:00 Misa por Juan Vázquez Meis, padres y hermanos; Paco Dovalo López; Cándido Padín Santiago, esposa, hija Elisa, Serafín y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00 por la parroquia. Segunda a las 12:00 por Rosa Padín Castro.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana continuamos con la Novena a la Virgen del Carmen empezando sobre las 19:30, Rosario, Novena y Misa.

Lunes: A las 13:00 Solemne Acto de cofrades. Antes del Acto haremos la novena a la Virgen del Carmen.
Martes: Por Celso Manuel González Tacón; Modesta Gómez Otero, Juan Fontán Camiña; Alberto José Torres Troncoso y esposa Victoria.
Miércoles: Por Jesús Hipólito Rodríguez Vidal, esposa Carmen y difuntos de la familia.
Jueves: Festividad de San Benito por las intenciones de la Parroquia.
Viernes: Por Luis Ansorena, hijos Gerardo y Federico; Carmen Filgueira y esposo Manuel Estévez, da Bruñeira.
Sábado: Por Ana María Méndez Vázquez; Carmen García Carballa y esposo Juan; Carmen Lores Padín y esposo Carlos, da Arnosa; Vicente Domínguez y esposa Elisa, da Pedra; Carmen Torres Camiña, da Salgueira y sus padres.
Domingo: A las 11:00 Misa a San Cristóbal, por la parroquia; A la Virgen de la Candelaria; Gerardo, Peregrina e hijo Antonio Pérez Pereira; Albino González Carballa, padres y esposa, da Bruñeira.

domingo, 30 de junio de 2019

SENCILLO: ¡UN INCENDIO Y ALLÍ ARDEMOS TODOS!

https://4.bp.blogspot.com/-upgJsyNUWu4/V22ML-c8YbI/AAAAAAAAKsw/NezyQ1Xjv9sHSNDLoJIDxU9SwzuhHkcYACLcB/s1600/glosa.jpg

Como un atleta en su máximo esfuerzo: los trazos rozan la deshumanización, los huesos gritan venganza, el corazón palpita hasta lo  inverosímil. Y sin embargo el sentido del desafío lo impregna tan a fondo que decide acentuar el ritmo, empecinado en jugarse el desafío hasta el fondo. Es el rostro de Jesús de este domingo: a piñón fijo, dirección Jerusalén. Allí donde Jerusalén significa Pascua, pero también Pasión y Calvario, testamento y abandono, soledad y angustia, espera y promesa del alba de la mañana de la primera Pascua hebrea. A lo largo de la ruta, hombres y mujeres de toda clase y raza: para cada uno quizás una mirada, una indicación, una promesa, una invitación. Y cada uno de ellos responde a su manera: con un signo de asentimiento, con una palabra de ánimo, con una decepción. Como aquel puñado de samaritanos a los que se les habían enviado mensajeros para anunciarles el inminente paso del Nazareno. Su respuesta fue la negativa: apenas supieron hacia dónde se dirigían sus pasos –Jerusalén, es decir, la muerte – le prohibieron el paso. Les hubiera bastado ser mentirosos, confundir quizás los papeles, engañar los pasos y todo hubiera sido más fácil. Los discípulos lo pillaron al vuelo. Ellos, hombres ya no-hombres con fuerte sentido práctico, la respuesta la tenían preparada y lista, sólo faltaba el asentimiento del Maestro: “¿Señor, quieres que pidamos que baje un fuego del cielo y los consuma? Ni el más mínimo gesto de respuesta por parte Suya: demasiado mezquina su propuesta respecto a su sentido de la libertad: “se dio la vuelta y les reprochó”. Punto y final: ayer, hoy y mañana. Bajo la bóveda del cielo hay lugar para todos, no únicamente para los que pillan al vuelo el sentido de una llamada. No porque piensen diversamente que nosotros podemos invocar fuegos y llamas del cielo para exterminarlos: correríamos el riesgo de echar el buen grano junto con la cizaña. 

https://lh6.googleusercontent.com/sAK51_MGGlmsYMtzJdc4uXMLp0oa3p98tKi2KzLPfEy6mUoRPE84xhHNupJoT836AANLN2BXLH4hTZ6vIj6Tq9R2TyRaXFAoup2dj4DB_oQNVWeqqekZqatl3p4sEWVdx4zWuwi1lQwy2gLATg
Además entre todos aquellos que anhelan seguirle no siempre está bien definida la claridad y transparencia de sus corazones: “Te seguiré, pero espera un poco. Vendré contigo, pero tengo un campo que vender. Me fascinas, dejo todo y te sigo, pero deja que entierre primero a mi padre”. Existe la fascinación, pero falta la inmediatez: quizás no exista tanta diferencia con el mundo de Samaria. Y Él, resplandeciente como el sol, no engaña sobre el esfuerzo, no reduce a mitad las expectativas, no diluye la trasparencia: no habrá nido ni madriguera para quien acepta seguirme a Mí y a mi locura de ser Cristo. Lo supieron Pedro, Santiago y Juan: estaban en los albores de la Iglesia naciente. Lo supieron Antonio, Francisco y Romualdo, y Benito el de Nursia y Domingo el de Guzmán, y habían pasado siglos desde la venida de Cristo. Lo sabemos y sentimos tú y yo: estamos en el hoy de aquel seguimiento. Nada ha cambiado porque Él no cambia: hay un “ya”, un “aquí y ahora” que marcan la diferencia entre aquellos que guerrean con su llamada. Si parece demasiado, no importa: pregúntaselo al joven rico. Si parece exagerado, no importa: pregúntaselo a los hijos del Zebedeo y a su madre. Si es imprevisible, no importa, pregúntaselo al buen ladrón del primer Viernes Santo de la historia. Nada importa, porque lo que realmente importa es que Él nos da la libertad de seguirle o no. Libres pero conscientes de que el camino es cualquier cosa menos un camino sosegado y de bajada. 
https://lh4.googleusercontent.com/fmmckQ0yEVkh16A_gIkNHjaoLnoDSmZru8yIfY5viKVJLX_krapvEWmJZkrmZjmHw_EwzCDVVdljdZCyfJBYi7lcaiaia_wICLowxjBG9hYZM64BxuMZuOb02gPcPXFEkXdkkMiRzLVyp7_qnALa Cruz, el desprecio, la ignominia, el abandono y la soledad: nada se ahorrará a aquellos que -sin nido ni madriguera- harán de los desafíos del mundo el sentido de su vagabundeo con Él. Otra cosa son los zorros y los pájaros. 
¿Pensáis que lo hace para desanimar? ¿O quizás para mostrar que su mensaje es sólo para algunos y no para todos? ¿O quizás para hacer ostentación de su rostro de “guapo y maldito” como James Dean y algunos protagonistas de las películas americanas de los 50? Nada de todo eso: simplemente la altísima credibilidad de un Hombre que, salido de lo más oculto de un taller de carpintería, ha escalado la arrogancia del mundo para iluminar la humildad del Cielo. Allí donde será verdad que no existen nidos ni madrigueras porque habita el sentido más espléndido y nítido de las cosas, aquel que nos vuelve plenamente hombres: abrazar una causa hasta dar la vida por amor. Una causa que ha indigestado a medio mundo. 

Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 1 al 7 de julio.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 21:00 horas.

Lunes: A la 13:00 Misa Solemne a la Virgen del Carmen a intención de los cofrades del Santísimo Sacramento.
Martes: Por Alejandro Curras; Filomena Cores Meis y esposo.
Miércoles: Por Adolfo Torres Vieites y esposa Orestila Melón González.
Jueves: Por José Manuel Melón Oubiña y esposa Eudosia González.
Viernes: Por Lola Lastres Domínguez.
Sábado: Por Aurora Insua Camaño; Lolita Camaño y difuntos de la familia; Lidia Camiña Lobato y difuntos de la familia; Lola Méndez Arosa; José Salgueiro y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00; comienza la novena a la Virgen del Carmen. Sobre las 8:30 Rosario, Novena y Eucaristía por las intenciones de la Parroquia. Segunda a las 12:00 por Teodoro Padín González e hija María del Carmen.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00.

Martes 2: Por María Esther Lores Blanco de Piñeiros y sus abuelos; Eladio Otero Rodríguez; Manuel Rodríguez Vidal y difuntos de la familia, de Piñeiros; Tito González Torres, de Rouxique, abuelos Francisco, Victoria y tío Juan.
Jueves 4: Por Manuel Carlos Leiro Otero, da Arnosa y difuntos de la familia; Víctor Méndez Domínguez, Elisa y Dolores Castro González.
Sábado 6: Por Adoración Cacabelos Méndez; María Luisa Blanco Vidal, da Fianteira; Lucía Victoria García Vidal y su padre Eladio, da Tomada; Peregrina Radía Pérez; Manuel Pardo Graña; Manuel Pita Souto, da Salgueira y esposa; Cándida Caneda, esposo Amador, hijos Hortensia y Ana da Costiña; Eulogio Blanco Chan.
Domingo 7: Primera a las 11:00 por la parroquia. Segunda a las 13:00 Solemne al Santísimo Sacramento por las intenciones de la parroquia.

domingo, 23 de junio de 2019

Santísimo Sacramento


https://3.bp.blogspot.com/--qwVZ1xbkwk/V0ctTlOC_yI/AAAAAAAAKbU/PbBb-S9HYQQQBM91U0jHE6FIffTeilqBgCLcB/s1600/Corpus.jpg

En el colegio aprendíamos de memoria los sonetos de Lope de Vega y las poesías de fray Luis de León, el “A Buen Juez Mejor Testigo” de Zorrilla y las “Rimas” de Becquer. Es decir, se repetían continuamente antiguas palabras, sueños desvanecidos, conceptos usados. Los profesores de Sagrada Escritura en el Seminario nos invitaban a una actualización de la memoria a través de la Palabra de Dios, a huir de una repetición del pasado. ¿Con qué fin? Que la memoria bíblica se convirtiese en memorial, es decir que el pasado no fuese un recitado sin sentido sino que fuese como si lo viviéramos por vez primera. En una palabra, tú eres protagonista en directo de un Cristo que busca refugio en tu pecho, que se insinúa en tus pensamientos, que te despierta de tus somnolencias. ¡La Eucaristía! La emoción de un Dios que se te acerca a ti tal como eres: pecador y esclavo, pasota, cobarde y podrido. Sucio, espléndido e irreverente. Asombrado, escandalizado o indolente. No importa: Cristo entra. A veces siento el temblor de mis manos en el acto de la consagración: el gesto máximo del sacerdote. Sientes sobre los hombros encorvados el peso de lo divino, la ternura de tu debilidad de hombre, el poder de un misterio difícil de alcanzar. Que te secuestra liberándote. En tus manos sucias, el Corpus Christi. A veces me pierdo en los ojos de quien se acerca a comulgar: el asombro y la rutina, la emoción y la espera. El aburrimiento, la melancolía y la desgana. “Yo soy el pan que ha bajado del cielo. Quien coma de este pan vivirá para siempre”.

https://lh5.googleusercontent.com/DUrpsa__sB2jhJX0VxWM3cfYb2f0sKvg34KL_AwO2DMMqf2FxcESAuSuZzMm_1XfeG2I1S_mjovtmB37Kvtzx5PwzKFoJlruWDe_L0yYCnXY0LS2gHJW90VysofJHCPUWP53cdDu0YJTxaKxqw
Lástima que nos hayamos acostumbrado a este pan: ya no nos dice nada. Algunos susurran un “amén” por lo bajini, otros se molestan por las incomodidades de la fila, alguno lo toma como un caramelo. Algunos se lo creen de verdad y casi les ves llorar. Sollozar. Contemplas una lágrima que les atraviesa la mirada sonriente y fugitiva. Porque ésta es la Eucaristía: soltarte, agarrarte y dejarte llevar por la ola de Jesucristo. Recorrer senderos inéditos, trazar rutas de fantasía, trastornar tus proyectos. Quien celebra la Eucaristía se siente más libre, sabe que es un hombre pero no ya un hombre. Sabe que no merece la Eucaristía. Conoce aquel abrazo que te hace repartir, que te reorienta el camino, que traduce la debilidad en poder inaudito. Quien cree en la Eucaristía no está plegado de manos sino que está arremangado. Si la cabeza está ligeramente inclinada no es por un desviado misticismo, sino para entrever por las fisuras, caminos nuevos por los que lanzarse. Porque en el aroma de aquel pan partido anida la fuerza de los sueños. Te conviertes en un insatisfecho. Un intolerante ante las medias tintas. Alguien decidido a perderlo todo por intentar la aventura de la desnudez más pobre ante Dios. Y cuando Dios está por medio, soñar es un deber. Porque el sueño te permite imaginar una realidad diversa, porque impide dormirte en los laureles. El sueño te desvela, te pone en pie. Cuando en el mundo acontece algo nuevo es porque hay soñadores maravillosos e incurables, que se obstinan en imaginar una realidad diferente. Nueva. Fuera de la banalidad.

https://lh4.googleusercontent.com/Jhw_ZTQ6b2vlYHPVzjhC50xEl_1BHieeN7PK_jClUxjvNbI6Jx09yAsqSzRpxCwAGJTOTazWA9Mp-HA-dKkVXWk7-dZRowWmhFtAo5z70W2pNbpe5V7HTZvzxTn2kbTl1W34zbL80nnyebD8dw
Desde siempre me ha fascinado la gente que celebrando la Eucaristía ha imaginado un mundo diverso. ¡De ser sacerdotes! De ser libres: de levantarse y de rebajarse, de construir, destruir y repartir. De convertirse en loco por Dios. Es posible que tanto a ti como a mí, te entreguen folios ya escritos. Y te inviten a repetirlos hasta la saciedad. Te dan a entender que la página ya está escrita, que está ya llena, que no caben más palabras. Que todo está en orden. Pero tú, si eres un hombre eucarístico, fijas tu mirada en los márgenes, en aquel espacio todo en blanco, virgen, no usado. Es decir, adviertes la posibilidad de anotar intuiciones, intentar empresas, disociarte de lo ya dictado y escrito. Los márgenes son los espacios futuros que te regala la Eucaristía: se vive al margen. Pero también se escribe en los márgenes. Los poetas anotaban sus correcciones en los márgenes. ¡Que perfeccionaban y embellecían sus textos!
Los famosos Padres del desierto nos legaron una serie de dichos y de apologías espirituales muy sugerentes. En una de éstas se recuerda el gesto extravagante de uno de ellos en relación a un discípulo que le preguntaba cuán intensa tenía que ser la unión con Dios. El maestro lo hizo bajar al Nilo y le cogió la cabeza hundiéndola en el agua al punto del sofoco. Cuando desesperado el discípulo consiguió levantar la cabeza sacándola a flote escuchó una pregunta: ¿Qué es lo que más has deseado en estos terribles instantes? “El aire” -respondió naturalmente el discípulo. “Pues bien -concluyó el maestro-, has de desear la comunión con Dios con la misma intensidad con la que necesitas el aire que respiras”.

https://lh3.googleusercontent.com/v2LeVHvMicGE2vmKULni7fFqFtLOWolZYQj5KbEKV78hHqk4Vq7TW4XlQso_8cBNcL5i2bJObIY1kQ5DtlFLzQ1yF7xZQBMfggu-S2Ep3nuein69ABT6_oXPPIKCYKmGatn860dAQpI4YrNBig
La Eucaristía. La celebro al alba, apenas los sueños ceden su puesto a los primeros pasos. A mediodía, cuando el sol en el cénit se muestra majestuosa lumbrera de fuerza y acontecer.  Al atardecer, cuando el alma se serena ante el remanso de las aguas de la febril jornada. Es una exigencia, una pasión, una emoción. Saludamos juntos a  la aurora. Acompañamos la carrera del sol. Le damos las buenas noches al unísono. Yo y Él, Él y yo: El gigante y el niño. La perfección y el pecado. El orgullo y la misericordia. Arrodillado, con las manos extendidas a punto de consagrar, con los pies temblorosos advierto de nuevo el aroma del pan entrar en la piel. El sabor del riesgo. La aventura de la libertad. Cuando salgo, me parece que vuelo. O corro. O camino...
¡Qué deseo loco de incendiar el mundo y abrasarlo! ¡Dentro de aquel  cuerpazo de escándalo!

Mn. Francesc M. Espinar Comas