domingo, 22 de septiembre de 2019

CUANDO CRISTO ELOGIÓ A LOS PATANES


https://4.bp.blogspot.com/-TMYl5WCM0ZA/V9vP1BFNZZI/AAAAAAAALUQ/fjsheqI4ZAcCZEv5450c7XIbP5vIV2eVwCLcB/s1600/patanes.jpg 

CUANDO CRISTO ELOGIÓ A LOS PATANES

Una de las pocas veces en que Jesús el Señor dio rienda suelta a su íntima percepción de las cosas (añadiendo una pizca de envidia hacia aquel mundo que en su corazón imagina diferente), fue cuando afirmó “que los hijos de este mundo son más astutos hacia los suyos, que los hijos de la luz”. Eso es como reprochar a sus discípulos lo poco sagaces que son incluso sabiendo que Él está junto a ellos. Es decir: los llamó “tontitos”. 
La parábola de este domingo es complicada y está llena de intriga: habla de un administrador, de un amo y de una media trampa en plena regla (¡me imagino que algunos de mis parroquianos que han estado en la cárcel, me dirán que esa es su historia!) El administrador infiel, al ver que su amo lo destituye por corrupto no sin antes darle la oportunidad de una defensa honesta, para cubrirse la retirada echa mano de su astucia: hace descuento a los deudores de su amo para ganarse su amistad y simpatía. Y quizás hasta el reconocimiento que le podrá ser útil en el mañana cuando se tendrá que remangar y buscar un nuevo empleo. El mismísimo Cristo alaba esta astucia. ¿Significa esto, ya fuera de la parábola, que Dios elogia el engaño y la corrupción? No. Un hombre de una pieza y de mirada limpia como Él, no hubiera nunca metido la pata apadrinando la Mentira. Lo que Él elogia es la astucia, la iniciativa rápida, el carácter resolutivo, la intuición de aquel administrador. En los tiempos antiguos la ganancia del administrador era restada de la ganancia del amo. De esa porcentual tendrá que vivir. Y él es capaz de un contraataque de manual. Es como decir: renuncio a una parte de mis ganancias, que me corresponderían por derecho con tal de poderme asegurar una vía de escape. ¡Nunca se sabe! 
https://lh5.googleusercontent.com/WwRPOenisLqZUgew-GDYDrhiZ0OFUcCwX1gU3PXQQ0JURETI8tQv59XUNQgftaIFnwqB3WWoUnMUjkVe_GCjhYzMB5d5v9SDgsliuy1HoQS0Bu77AaGZlaHsoUl4Ukj2hiQfm2PysPv5B3aIpAY es ahí donde reside su grandeza: renunciar a algo ahora para invertir en el futuro. Quizás más: renunciar a algo atractivo como el dinero para invertir en afectos y vínculos, en amistad y proximidad, en humanidad y esperanza. Que es lo que sus discípulos -y Jesús lo dice con amargura- no son capaces de hacer: arriesgar la seguridad de una pequeña atadura para saborear el riesgo de la verdadera libertad, la que alegra el corazón del hombre y de la historia. 
Más que moralista -el Señor no lo fue nunca-, el evangelio nos refleja a un Jesús despierto, capaz de captar en las actitudes profanas y paganas aquellos fragmentos de belleza y autenticidad que tanto fervor traerían a esa pequeña Iglesia que está naciendo. De este modo aquel administrador pasa de ser figura pérfida y delictiva a convertirse en modelo de medida. Porque él, a pesar de haberse complicado la vida con el dinero, es capaz de encontrar algo que supera de largo aquel valor, considerado insuperable: no acepta convertirse en su “esclavo”, lo arriesga con tal de ganar vínculos y afectos. 
El Maestro no desaprovecha la ocasión para sacar una enseñanza para sus amigos: el más siempre es posible. El hombre está siempre en estado de parto, está siempre construyéndose. Y Dios es siempre un Dios que sorprende y desplaza. Un Dios que se acurruca en el corazón del hombre para hacerle crecer, arriesgando y empujándolo hacia inversiones que hagan olor a novedad y autenticidad plena.
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 23 al 29 de septiembre



Dena

Intenciones de las Celebraciones Eucarísticas. Durante la semana a las 21:00 horas.

Lunes: No habrá Misa.
Martes: No habrá Misa.
Miércoles: Por la conversión y santificación de la Parroquia.
Jueves: Por las Vocaciones Sacerdotales y Religiosas.
Viernes: Por los enfermos de la Parroquia.
Sábado: Por María del Pérez Rial y esposo; Juan Poceiro Torres, esposa Carmen Radío Dadín; Palmira Iglesias Limeres y difuntos de la familia; Manuel Castro Padín; Modesto Sanmartín, Juan Santiago Valladares y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00 por la parroquia. Segunda a las 12:00 por Marcelino Casal Besada; Julio, Manuela y difuntos de la familia.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Jueves 26: Por María Montserrat Méndez Lores.
Sábado 28: Por Luis García Vidal, Juan Valladares y esposa, da Costiña; José Telmo Torres. Julio Otero González.
Domingo 29: Misa a las 11:00 por María del Carmen Varela Dozo; Mabel Lores Carballa; Manuel Carlos Leiro Otero, da Arnosa; Apolinar Buezas Bouzada, Padres y suegros.

domingo, 15 de septiembre de 2019

LA MISERICORDIA DE DIOS ES LA VIDA DEL HOMBRE




La ternura, la misericordia, la alegría de Dios son la vida del hombre, su salvación. Hoy tenemos entre manos el evangelio del padre con sus dos hijos, más conocido como “parábola del hijo pródigo”. Esta página de san Lucas constituye el vértice de la espiritualidad cristiana y de la literatura de todos los tiempos. De hecho ¿qué sería de nuestra cultura, del arte y por extensión de toda nuestra civilización sin esta revelación de un Dios Padre lleno de misericordia? Cuando el Señor Jesús ha querido hablarnos de Dios y hacernos conocer su rostro y su corazón no ha hecho, un tratado de teología, nos ha explicado esta parábola. Dios es un Padre que siempre piensa en sus hijos, que corre a nuestro encuentro cuando regresamos a Él. La parábola no cesa de emocionarnos y cada vez que la escuchamos o la leemos tiene la fuerza de sugerirnos siempre nuevos significados. Pero lo que este texto evangélico tiene muy especialmente es el poder de hablarnos de Dios, de darnos a conocer su rostro, mejor aún, su corazón.  Después que Jesús nos ha dicho que el Padre es misericordioso, las cosas ya no pueden volver a ser como antes. Ahora conocemos a Dios: Él es  nuestro Padre que por amor nos ha creado libres y dotados de conciencia, que sufre si nos perdemos y que hace fiesta si regresamos. Por este motivo la relación con Él se construye a través de una historia, de manera análoga a cuanto sucede a cada hijo con respecto a sus padres: al inicio depende de ellos, después reivindica su propia autonomía y finalmente, si existe un desarrollo positivo, llega a una relación madura, basada en el reconocimiento y en el amor auténtico


https://lh4.googleusercontent.com/HsodoAmqO0LpStEELGNEmQZEhxlNm0xGhfRmm9TFg2tLVqLExrD3W5dgprQ5IMk078EEg6oeimA_jSWUTtrdUdVKozsmny-pGdiPQtWD9RvYb6Mbyz5K8ylQGhOMdyxQkmen0mmCYBXBGlZzqw
En estas etapas podemos leer también los momentos del camino del hombre en relación con Dios. Puede existir una fase que es como la infancia: una religión movida por la necesidad y la dependencia. Poco a poco a medida que el hombre crece y se emancipa, quiere liberarse de esta sumisión y convertirse en libre, adulto, capaz de regularse por sí solo y hacer sus elecciones de manera autónoma, pensando incluso de poder prescindir de Dios. Esta fase es muy delicada porque puede llevar al ateísmo pero al mismo tiempo, y no raramente, muchas veces esconde la exigencia de descubrir el verdadero rostro de Dios. Afortunadamente, Dios no viene a menos en su fidelidad y aunque nosotros nos alejemos y nos perdamos, continua a seguirnos con su amor, perdonando nuestros errores y hablando interiormente a nuestra conciencia para que tengamos nostalgia de Él.  


C:\Users\Francesc\Desktop\índice.jpgEn la parábola, los dos hijos se comportan de manera opuesta: el menor marcha y cada vez cae más bajo, mientras el mayor permanece en casa, pero también él tiene una relación inmadura con el padre; de hecho cuando el hermano regresa no quiere entrar en casa. Los dos hijos representan dos modos inmaduros de comportarse con Dios: la rebelión y una obediencia pueril. Ambas formas se superan a través de la experiencia de la misericordia. Sólo experimentando el perdón, reconociéndose amados por un amor gratuito, mayor que nuestra miseria, pero también que nuestra justicia, entramos finalmente en una relación verdaderamente filial y libre con Dios. 
¿Cómo no abrir nuestro corazón a la certeza que, aún siendo pecadores, somos amados por Dios? Él no se cansa nunca de venir a nuestro encuentro, recorre siempre antes que nosotros el camino que nos separa de Él. El arrepentimiento es la medida de la fe y gracias a él regresamos a la Verdad. Meditando esta parábola podemos vernos reflejados en ambos hijos, pero por encima de todo, podemos contemplar el corazón del Padre. Lancémonos entre sus brazos y dejémonos regenerar por su amor misericordioso.
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 16 al 22 de septiembre.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 21:00 horas.

Lunes: Por Amancio Gondar Barreiro.
Martes: Por Victoria Agraso Vázquez y esposo Ernesto.
Miércoles: A las 19:00 primer Aniversario de José Manuel Otero Naveiro.
Jueves: No habrá Misa.
Viernes: Por Celia Cacabelos Dopazo.
Sábado: Por Luisa García Conde; Elisa a Caladiña; Maruja Seijas Castro; Pepe Méndez Camiña.
Domingo: Primera a las 9:00 por la Parroquia. Segunda a las 12:00 por Maricarmen Troncoso, Vicente Abal, Hortensia Ucha y Victor; Obligaciones del Celebrante.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a la 20:00 horas.

Martes: Por Alberto José Torres Troncoso y esposa Victoria; Juan Ramón Lores Salgueiro y nieta, de Piñeiros.
Jueves: Por Peregrina Méndez Muñiz y hermano Luis.
Sábado: A las 10:30 primer Aniversario de Manuel Méndez Laredo. A las 20:00 Misa por Manuel Lores Padín y difuntos de la familia, de Gondar, José Salgueiro Torres y difuntos de la familia; Pepe da Tomada.
Domingo: Misa a las 11:00 por Carmen Poceiro Torres, esposo José Troncoso, José Méndez; María Esther Troncoso; Modesto Rial, a Intención de Angélica Troncoso, Carlos Cacabelos Bouzada, esposa Carmen y difuntos de la familia, das Pedreiras; Josefa Bouzada Poceiro y esposo Manuel Prieto Tacón

domingo, 8 de septiembre de 2019

EN TIEMPOS DE CRISIS, CRISTO ABRE UNA CONSTRUCTORA


https://3.bp.blogspot.com/-NpiJ5aN324E/V8nfQpCJEZI/AAAAAAAALN4/s-4R1-H-dyUao0cJp7SsWdC_nYcc2W25QCLcB/s1600/glosa1.jpg 

La afición edificativa es una pasión de la familia: ya el Padre –y estábamos únicamente en los inicios- mostró el conocer bien las reglar que dominan el abecedario de las construcciones. Él mismo, retratista incomparable, construyo lo inimaginable, la primera Creación de la Historia. Lo que el hombre hizo después de aquella semana no fue otra cosa que el tentativo de imitar el poder creador de su Dios: casas y caminos, tiendas y recorridos, trayectorias y esperanzas. Torres, tantas torres alzadas hacia el cielo: el deseo de competir y guerrear con Dios nunca se ha adormecido durante el curso de los siglos. Una empresa que hizo historia fue aquella ambientada en la llanura de Sennaar, en la porción de tierra próxima a Babel: los descendientes la conocieron como el lugar donde aconteció la más grande fallida empresarial de la historia de la humanidad. De aquel proyecto ambicioso y falaz, quedan restos en el polvo de aquella llanura: punto y aparte. 

Después de la obra de Babel, otras obras fueron iniciadas por la sociedad humana: algunas conocieron un buen final, otras fracasaron, otras hicieron historia por haber sido trazos de un sueño megalómano y mal calculado. De un sueño pensado e imaginado sin levantar por un instante la vista hacia el cielo: un colosal error de perspectiva.

https://lh3.googleusercontent.com/MmB2uHqKEoVA8MReA4srR-Y0q6b5sCYeqeOK6U6Swwtb_amxXtM8zR74iEiQ_b5abRh_CZDh2OP5jX4HnS4tq8ex6M5zQ2641fvI4lBwezY219h1PTkvD6kug4pc9FcE8DBHsjid9mWsRBQT-gDe Padre a Hijo, aquella pasión edificativa la llevó a sus espaldas el Cristo de los Evangelios. Experto carpintero, por aquellos años pasados en el taller de Nazaret, no desdeñó el acercarse a otras profesiones, mostrando una maestría sorprendente en pesca, meteorología, agronomía y floricultura, en la vida y en la muerte. Sin por ello perder la pasión del Padre: mostró que de “buen palo buena astilla” tal como diría la gente del pueblo, y que podía apañárselas en todo lo que a construcciones de casa se refería. Recomendó siempre construir mejor sobre la roca que sobre la arena, proyectó sueños y organizó viajes. Buscó por encima de todo explicar al hombre que tras toda construcción de incomparable belleza y alegría, detrás debe haber un proyecto, una visión casi una anticipación de la realización. Porque del Antiguo al Nuevo Testamento cambiaron muchas cosas pero una siempre ha permanecido la misma: quien quiere hacer algo grande (sobretodo embarcarse hacia el reino de los cielos) no puede improvisar.

https://lh4.googleusercontent.com/m5U4nTUQvgAgOVuIHB8yQFw8SScDW0Cf-c9EG6Zvwje5tHA-22pwiUc_C3VnBWCAq8X0VIf829ieP6i89I_D4KPowYgJFQZfD6gakE_TFgns_HHIZZGiOcRR_ZRFBB_vQhoMYDxiIvMY0RR9tgQuiere quiera construir una torre, y ese es un sueño bellísimo, debe enfrentarse a un deseo que se perfila y que pone de manifiesto un sinfín de ladrillos con sus preguntas: ¿quién soy, quién quiero ser, quién soy llamado a ser? Pero esos ladrillos de preguntas no son suficientes para construir. Hay quien colecciona ladrillos-preguntas, quien los evita, quien los pone en un depósito, quien tiene miedo de ellos. ¿Qué hacer pues con los ladrillos-pregunta cuando se quiere construir algo? Es necesario un proyecto, una perspectiva, una regla: es necesario ordenar los ladrillos en vista a una construcción que antes se ha imaginado y deseado. Es la extraordinaria y extravagante propuesta del cristianismo: antes de construir es necesario incubarse en el sueño de Dios, si aquel proyecto es únicamente el nuestro o es también el suyo. Porque la preocupación de Cristo es de aquellas más sencillas: que nadie te devuelve nada si no has hecho bien las cuentas. 
 
https://lh3.googleusercontent.com/w_GjKQozBAGXXp-DSIWo2QsiDlAy22gdH62sJntSm7PRQJI9JvE-A4may_qVLqFbDsZeG4evKvEAZUgCH-fRuFwcOsiIJQaBAIVozMQ2YI_j6jUox1forJOzoG7tYfL3ft4MZKnb8OfHebp2xANo basta pues construir, es necesario un proyecto. Como no basta hablar: es necesario un pensamiento que transmitir. Como por otra parte no basta sólo hacer el bien, es necesario encontrar una manera de hacerlo bien hecho. La historia Le da la razón: muchos pueblos sucumbieron por haber hecho mal las cuentas al principio. Por el contrario, pequeñas construcciones aguantaron el paso del tiempo porque en su pequeñez encajaron la belleza de un proyecto bien hecho. Jesús mostró tener pleno conocimiento de edificaciones o interiores: la intriga de esta su pasión está en que nunca se convirtió en obligación pues fue únicamente una sugerencia. Para que nadie se mofase por la espalda.  

Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

Semana del 9 al 15 de septiembre.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 21:00 horas.

Lunes: Por la Sr Lola do Adro.
Martes: No habrá Misa.
Miércoles: Por Román Cousido Besada.
Jueves: Por José Da Silva Gaspar y su madre; Manuel Vázquez Meis, padres y hermanos.
Viernes: No habrá Misa.
Sábado: A las 11:30 primer Aniversario de Antonio Álvarez Salgueiro. A las 21:00 Misa por Paco Dovalo López; Manuel Domínguez Otero, madre y difuntos de la familia; Ramón Blanco y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00 por la parroquia. Segunda a las 12:00 por Julián; esposa Lucía e hijos fallecidos; Mercedes Lamelas Espres; Manuel Lamelas, Sofía Torres y Manuel Fortes Fontán.

Villalonga.

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Martes 10: Por Celso Manuel González Tacón; Carmen y José Buezas Pérez, da Salgueira y Carmen Méndez.
Jueves 12: A las 19:00 Primer Aniversario de Amador Fernández Tacón, fallecido en Almería.
Viernes 13: A las 19:00 primer Aniversario de Modesta Gómez Otero, fallecida en Francia.
Sábado 14: Por Ana María Méndez Vázquez, Amelia Carballa Padín y esposo. Carmen García Carballa, da Tomada; Samuel Souto Torres; Servando Buezas Radío, esposa Dolores y difuntos de la familia; Amalia Salgueiro Otero y esposo, de Rouxique.
Domingo 15: A la Virgen de los Dolores por la parroquia; Julián y su hija Carina en el 2º y 4º aniversario.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Domingo XXII del Tiempo Ordinario (Ciclo C)


Reproducimos el comentario a la liturgia dominical realizado por el Papa Benedicto XVI en el Angelus, desde Castelgandofo, del domingo 29 de agosto de 2013 que coincidía con el Domingo XXII del Tiempo Ordinario del Ciclo C.

En el Evangelio de este domingo (Lc 14, 1.7-14), encontramos a Jesús como comensal en la casa de un jefe de los fariseos. Dándose cuenta de que los invitados elegían los primeros puestos en la mesa, contó una parábola, ambientada en un banquete nupcial. «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú, y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: “Deja el sitio a este”... Al contrario, cuando seas convidado, ve a sentarte en el último puesto» (Lc 14, 8-10). El Señor no pretende dar una lección de buenos modales, ni sobre la jerarquía entre las distintas autoridades. Insiste, más bien, en un punto decisivo, que es el de la humildad: «El que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado» (Lc 14, 11). Esta parábola, en un significado más profundo, hace pensar también en la postura del hombre en relación con Dios. De hecho, el «último lugar» puede representar la condición de la humanidad degradada por el pecado, condición de la que sólo la encarnación del Hijo unigénito puede elevarla. Por eso Cristo mismo «tomó el último puesto en el mundo —la cruz— y precisamente con esta humildad radical nos redimió y nos ayuda constantemente» (Deus caritas est, 35).


Al final de la parábola, Jesús sugiere al jefe de los fariseos que no invite a su mesa a sus amigos, parientes o vecinos ricos, sino a las personas más pobres y marginadas, que no tienen modo de devolverle el favor (cf. Lc 14, 13-14), para que el don sea gratuito. De hecho, la verdadera recompensa la dará al final Dios, «quien gobierna el mundo... Nosotros le ofrecemos nuestro servicio sólo en lo que podamos y mientras él nos dé fuerzas» (Deus caritas est, 35). Por tanto, una vez más vemos a Cristo como modelo de humildad y de gratuidad: de él aprendemos la paciencia en las tentaciones, la mansedumbre en las ofensas, la obediencia a Dios en el dolor, a la espera de que Aquel que nos ha invitado nos diga: «Amigo, sube más arriba» (cf. Lc 14, 10); en efecto, el verdadero bien es estar cerca de él. San Luis IX, rey de Francia —cuya memoria se celebró el pasado miércoles— puso en práctica lo que está escrito en el Libro del Sirácida: «Cuanto más grande seas, tanto más humilde debes ser, y así obtendrás el favor del Señor» (3, 18). Así escribió en el «Testamento espiritual a su hijo»: «Si el Señor te concede prosperidad, debes darle gracias con humildad y vigilar que no sea en detrimento tuyo, por vanagloria o por cualquier otro motivo, porque los dones de Dios no han de ser causa de que le ofendas» (Acta Sanctorum Augusti 5 [1868] 546).

Queridos amigos, mañana recordamos el martirio de san Juan Bautista, el mayor entre los profetas de Cristo, que supo negarse a sí mismo para dejar espacio al Salvador y que sufrió y murió por la verdad. Pidámosle a él y a la Virgen María que nos guíen por el camino de la humildad, para llegar a ser dignos de la recompensa divina.