domingo, 19 de noviembre de 2017

Glosa Dominical


PERSEVERAR ES EVANGÉLICO
Engañado por el miedo: tan cobarde como para renunciar a vencer por el simple miedo de poder perder. Tan perdedor que el día después de su muerte ya estaban fijando el epitafio sobre su tumba, para memoria perpetua dirigido a todos aquellos que pudieran mirarlo con disimulada simpatía: “Aquí yace un talento nacido muerto”. Cada uno muere tal como ha vivido: este parecer estar muerto desde el inicio, no es el mejor final dentro de las líneas de fantasía y de inmanente sorpresa de los Evangelios. Ahora que el amo ha guardado su tesoro, explicádselo a aquel tercer siervo del Evangelio, que tras levantarse por la mañana y arriesgarse a perder, vuelve libre a quien se juega la vida. Quizás lo haya entendido: cuando Cristo anticipa la propuesta de colaborar con Él, o lo captas al vuelo y lo sigues, o lo pierdes por la Eternidad.
No se habían hecho preferencias: a cada uno según sus posibilidades. La verdadera desigualdad hubiera sido dar a cada uno más de lo que hubiese podido hacer: pretender que el hijo de un campesino alcance el nivel de aprendizaje de un hijo de docente universitario, es lógica de hombres. Dios razona diferentemente, razona justo: su justicia es dar a cada cual según sus posibilidades. Exagerar con las pretensiones puede humillar a alguien que aplastado por las expectativas no alcanzará a dar de sí lo poco que podía. Así va la historia: “A uno dio cinco talentos, a otro dos, a otro uno, según las capacidades de cada cual”. Ni demasiado, ni demasiado poco: el todo que cada cual podía jugarse.
C:\Users\Francesc\Desktop\flickr-3400039523-original.jpg
Y va y vuelve el Amo, para pasar revista como los antiguos generales: uno va, conquista la tierra y regresa. Desde los tiempos de Ulises cada viaje es siempre un regreso. Un regreso que es una tierra -Ítaca- pero aún más una identidad: uno regresa al centro de sí mismo, al corazón de la propia historia, dentro de los sueños de Dios. Dos de los siervos son emprendedores, conscientes de que el amo les había honrado con su confianza y quisieron darle una alegría con su empeño. Para después dejarse sorprender por Aquel Amo diferente a los amos de esta tierra: van para restituirle la ganancia y vuelven no sólo con ella sino con el doble. Hay días en el Evangelio en que parece no haber grandeza sin exageración, gozo sin libertad. El mismo amo que espera al último siervo: aquel que paralizado por el miedo razonó con un triste “mejor no arriesgar”. Su empresa fue hacer un hoyo y esconderse él y su talento a disposición. Figúrate si me lo roban. Ellos sí que son afortunados: tienen más. Yo no soy capaz. Ni siquiera lo intento, total no sirve para nada -debió pensar. Además con el agravante de saber que el amo era exigente. Lo que aún lo desacredita más. Miedo a Dios. 
Esa es su verdadera encrucijada: el miedo a Dios. ¿De verdad se puede tener miedo de un Dios que pone en tus manos el mundo? Pocas instrucciones de uso y el máximo de libertad. Hasta la paradoja: habitar el mundo en su compañía y escribir juntos la historia. Más que miedo fue quizás pavor: ese talento no lo malograré, sólo lo esconderé. La Belleza para él fue una trampa, poco más que una ocasión para el pánico. Algunos no buscan a la Verdad porque tienen miedo de encontrarla cara a cara. Miedo de recibir sorpresas. Alguien ha inventado el dicho “perseverar es diabólico”. Quizás leyó mal el Evangelio: en ciertas páginas perseverar es hacer feliz a Dios. Ser felices con Dios. Más aún: perseverar es evangélico.
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 20 al 26 de noviembre.


Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Lunes: Por Victoria Agraso Vázquez y esposo. Amparo Ares Regueiro y difuntos de la familia.
Martes: No habrá Misa.
Miércoles: Por Diego Domínguez Blanco y difuntos de la familia.
Jueves: Por Manuel Agís Blanco. A las 20:30 Reunión de los matrimonios que celebran las bodas de oro y plata.
Viernes: Por José Luis Álvarez Salgueiro; Pedro Blanco Velázquez.
Sábado: A las 12:00 Misa por los Socios fallecidos del Club de Pensionistas y minusválidos de Dena. A las 20:00 Misa por Carmen Gondar Vieites y difuntos de la familia; Julia Méndez Padín; Emilia López Piñeiro; José y Jesús Otero. José de Loyca
Domingo: Primera a las 12:00 por Julia Currás. A Santa Ana a intención de una devota.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas.

Jueves día 23: Por Manuel Casas García.
Sábado día 25: Por Hermosinda González Torres, Antonio y María. Ramón González Caneda, do Carballal; Francisco Vilar Moldes, de Rouxique; Arturo Estévez Chan, esposa e hija; José Garrido Caneda; Carmen Lores Padín; A las Ánimas a intención de una devota.
Domingo día 26: Primera a las 10:30, por Manuel Fandiño Conde, de Rouxique; Manolito Blanco Grande a intención de sus padrinos de Piñeiros. Segunda a las 11:30 por las intenciones de la Parroquia.


domingo, 5 de noviembre de 2017

Glosa dominical

C:\Users\Francesc\Desktop\authority-1.png
TODOS VOSOTROS SOIS HERMANOS
La liturgia de este domingo XXXI nos hace leer el inicio del capítulo 23 de San Mateo, perícopa que contiene una directa denuncia a los escribas y fariseos y que constituye la introducción al último gran discurso del Señor, el refinado discurso escatológico. Después de las discusiones y enfrentamientos de Jesús con los escribas, fariseos, saduceos y doctores de la Ley de los capítulos precedentes, el evangelista presenta una respuesta sintética del pensamiento del Señor, de su manera de concebir la Ley y los Profetas, de escuchar la Palabra de Dios y de cómo vivirla. Es como el contrapunto a las Bienaventuranzas. Tendríamos que comprenderlas como dirigidas a nosotros, en este final del año litúrgico, como una fuerte llamada a la seriedad con la que debemos preguntarnos si en verdad somos sus discípulos. La pregunta que Jesús nos dirige pues, es si nosotros hemos descubierto la novedad cristiana y su identidad, y si la vivimos sin hipocresía. Jesús nos provoca para que abandonemos todo lo que es obstáculo y lastre para esta novedad y lo que oscurece la identidad cristiana. El Señor nos exige un valiente examen de conciencia y una concreta decisión de coherencia de vida.
Después de proclamar el primer y gran mandamiento del amor de Dios y el segundo, que es igual al primero, el amor al prójimo, sería superficial contraponer el amor a la Ley. El Señor no la desprecia, como piensan los escribas y fariseos, y no desea sustituir la ley por el amor, como piensan muchos cristianos. El amor es el cumplimiento de la Ley: sin amor la Ley muere y el Profeta se apaga. Pero no, el amor no es un sentimiento vacío y superficial: no deja de lado la Ley, la vive en plenitud; no se contenta con no decir lo falso, busca la verdad; no se contenta con no matar, da la vida; no sólo no roba, sino que viene al encuentro de la necesidad de los hermanos. Esta página del evangelio expresa la pasión de Jesús por la Ley: no como una serie de preceptos para practicar, sino como expresión del cuidado con el que Dios como Pastor, guía a su pueblo por el camino hacia la libertad. El amor de Jesús por la Ley muestra que Él vive totalmente en la escucha de la Palabra de Dios: este es el signo de su ser Hijo de Dios que conoce interiormente la voluntad del Padre, que únicamente el amor filial impide que acabe en un legalismo vacío e inhumano. La convierte pues en instrumento de autenticidad y de libertad. Jesús quiere acompañar a sus discípulos hacia la madurez sin dejar espacios para equívocos.
Jesús no contesta la enseñanza de los escribas, más bien les invita a una observancia precisa de cuanto enseñan. Con palabras duras, con invectivas y lamentos, expresiones llenas de cólera y sufrimiento que manifiestan el dolor por el Amor traicionado, el Señor denuncia situaciones intolerables. Jesucristo denuncia ante todo la hipocresía de quien con tanto empeño “dice pero no hace”. Dice y después se abstrae de la realidad, no participa de la fatiga de la vida, y reduce la Palabra de Dios a una abstracción, a un sistema de principios morales. Principios para imponer a los demás, practicando la autoridad como poder y no como servicio. Denuncia la vanidad de quien quiere admiración de la gente y de quien se considera importante, deseando honores y títulos: todo esto que podría tener un sentido, se convierte en ridículo o dramáticamente negativo cuando obvia la atención y escucha a la Palabra de Dios y a los verdaderos valores de la persona que debiera testimoniar.
C:\Users\ana\Desktop\maxresdefault.jpg
Santo Tomás de Aquino manifiesta una especial predilección por la frase: “No os hagáis llamar maestros, ni llaméis a nadie padre en la tierra, ni os hagáis llamar guías”. En ella, el Doctor Angélico descubre el proyecto para una vida en común hermosa y feliz: no una sociedad anárquica, sino una sociedad en la que sus elementos constitutivos adquieren un sentido nuevo porque derivan de Jesucristo. “Uno sólo es vuestro Padre, el que está en los cielos; uno vuestro Guía, el Cristo. Todos vosotros sois hermanos”. Con Cristo compartimos la vida del Padre, escuchamos su Palabra y la ponemos en práctica. Santo Tomás subraya que sólo entre hermanos, entre amigos que han saboreado la experiencia de Aquel que enaltece a quien ha tenido la valentía de vaciarse de su propio orgullo, se puede ejercer una autoridad, una paternidad, una guía. Que no domina, que no aplasta, sino que libera porque es únicamente transparencia de un Amor.
Mn. Francesc M. Espinar Comas 

Semana del 6 al 11 de noviembre.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Hasta el viernes continuamos con la Novena de Difuntos. A las 19:45 Rosario, Novena y Misa por todos los difuntos.

Sábado: A las 10:00 comienzan las confesiones. Sobre las 10:20 Celebraremos el Acto General, por todos los difuntos. A las 20:00 Misa por Luisa García Conde; Manuel Domínguez Otero, Chula; Luis Limeres Outón; Horacio Cacabelos Rey, madre y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00 por las intenciones de la Parroquia. Segunda a las 12:30 por las intenciones del Celebrante.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas.

Martes día 7: Por María Esther Lores Blanco, de Piñeiros; Josefina Méndez Vidal y esposo. Caridad Míguez y esposo, de Piñeiros.
Sábado día 11: Por Samuel Souto Torres; Amelia Carballa Padín y esposo; Jesús Padín Blanco y su hermana Victoria; Carmen Esperón Fernández, de Lagarey; Peregrina Méndez Torres, da Salgueira; Carmen Rey Otero, esposo Manuel Aragunde, de Rouxique.

Domingo día 12: Primera a las 10:30 por Juan Torres Dopazo, das Pedreiras; Julián y su hija Carina. Segunda a las 11:30 por las intenciones de la Parroquia.

domingo, 29 de octubre de 2017

La glosa dominical


C:\Users\Francesc\Desktop\untitledxxx ordinari a.png
QUIEREN CERRARLE LA BOCA: ÉL LES SORPRENDE
Lo sabían. Está claro que lo sabían. Porque desde que eran pequeños habían oído decir que el sábado era sagrado -el tercero de los diez, que habla de santificar las fiestas- el mayor de los mandamientos. Tan grande que incluso Dios lo observó. Lo sabían pero sin embargo, de nuevo, le quieren tender una trampa: una de las argucias de las que eran artesanos inigualables en las tiendas de su religión. Quizás esta vez aún son más insistentes porque han oído que el Hombre de Nazaret había cerrado la boca a los saduceos. Y no se puede consentir que su palabra no sea la última palabra sobre todo. Sobre Dios mismo sobre todo. Previsibles, mezquinos y cretinos frente al Hombre: “Maestro, ¿en la Ley cuál es el mayor de los mandamientos?” Le querían poner entre la espada y la pared: la ley antigua contenía 613 preceptos, todo estaba regulado por el legalismo. Intercambiaban su idea de Dios por el Dios de los cielos. Pero también ahora Dios. 
Dios permanece como el Dios de las sorpresas, el Dios de lo inaudito, el Dios también espiado en su vertiginosa belleza. El Dios cuya capacidad de síntesis es desde aquel día inigualable y para algunos embarazosa: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”.Punto y aparte: de aquí nace toda la Ley y los Profetas. La inmensidad, la vastedad, quizás también la justicia estricta y constreñida al amor por Dios. Un amor en tiempo futuro -amarás- el tiempo de lo que será y de lo que podrá ser, el tiempo de lo deseable, el tiempo de los cambios y las posibilidades, el tiempo incluso de la obligación, la ocasión de nuevos puntos de partida y de las confianzas. El tiempo justo para un amor justo: un amor siempre para el futuro, el de Dios, la proyección de lo que no será nunca totalmente alcanzable, la victoria de lo inimaginable sobre lo imaginable. En tiempo futuro y al extremo de las fuerzas: con todo tu corazón, alma y mente. Un Dios para buscar con toda la fuerza del deseo hasta el aturdimiento de los sentidos. En el Evangelio el cielo no se regatea. Existe la sospecha de que lo poco no baste para acariciarlo. Que lo demasiadono baste para poseerlo. Que el todo sea la justa medida para dejarse poseer por el Cielo. Y presionados, darnos cuenta de poseernos a nosotros mismos: el único poder admitido en los Evangelios es aquel de quien ya se posee a sí mismo.
C:\Users\Francesc\Desktop\imagesDERLGZVD.jpg
Él y el otro: “Amarás al prójimo como a ti mismo” Siempre en compañía, nunca solos: la Trinidad misma es compañía porque estar solos multiplica el miedo. He aquí al otro: el cercano, el forastero, el marginado. El desperdicio. También a estos “amarás”: tiempo en futuro, ilimitadamente, sin exclusiones. Lo amarás para tener en herencia la posibilidad graciosa de observarlo con los mismos ojos de Dios: quizás extractos nuevos sobre cómo amar lo extraño de nosotros mismos, al próximo para más colmo: como a ti mismo. Pocos adverbios pesan como este último dentro de la balanza del Evangelio. Como a ti mismo: ni más ni menos. Es decir, en igual medida. Desde el momento que en los Evangelios nunca es posible amar a los otros despreciándose a sí mismo, ya no es posible amar a Dios despreciando al hombre: no será posible amar a Dios esquivándose a sí mismo y golpeando al hombre. Un adverbio que es una trampa. De hecho para poder cambiar al mundo, el punto de partida es siempre el mismo: el hombre. No solo, sino en compañía de Dios. Es decir, con los hombres. 
Mn. Francesc M. Espinar Comas 

Semana del 30 de octubre al 5 de noviembre


Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Lunes: Por Gonzalo Méndez Salgueiro. Josefina Agraso Ramos, esposo y Manuel Arosa y difuntos de la familia.
Martes: Por Manuel Valladares Fernández y difuntos de la familia.
Miércoles: Solemnidad de todos los Santos. Misa a las 9:00 por las obligaciones del Celebrante. A las 17:00 visita a los Cementerios. Sobre las 17:30 Misa por todos los difuntos.
Jueves: Día de Difuntos. Comienza la Novena de difuntos. A las 19:45 Rosario, Novena y Misa por todos los difuntos.
Viernes: Rosario, Novena y Misa por todos los difuntos. A las 20:30 Reunión de Escuela de Agentes de Pastoral en Castrelo.
Sábado: Rosario, Novena y Misa por todos los difuntos.
Domingo: Primera a las 9:00 por las intenciones de la Novena. Segunda a las 12:30 por María Lastres y esposo José Rial

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas. Hasta el viernes continuamos con la Novena de difuntos.

Miércoles: Solemnidad de todos los Santos.
Primera Misa a las 11:00. Después visita a los Cementerios. Segunda Misa a las 19:00, ambas por todos los difuntos.
Viernes: A las 18:00 horas primer Aniversario de Nélida Padín Blanco.
Sábado: A las 10:30 Acto General por todos los difuntos. A las 20:00 Misa por Silvestra Otero Fernández y su hijo José; Rosa Carballa Padín; Juan Pita y esposa; Eulogio Blanco Chan; Amalia Silva Padín, de Rouxique; Luis Padín Rey, de Piñeiros, Ana Soutullo Caneda y esposo Francisco; Ramón Rial González; Carmen Torres Camiña y sus padres.

Domingo día 5: Primera a las 10:30, por Gonzalo Castro Oubiña y Elisa Torres Piñeiro. Segunda a las 11:30 por las intenciones de la Parroquia.

domingo, 22 de octubre de 2017

Glosa Dominical


SÓLO CARETAS DESENMASCARADAS 
Su vida había sido toda ella una trampa, un tenderle trampas: trampas en las que después han caído los que se las pusieron. La inaudita incomodidad de quien se encontró con Él. Tanto es así, que en sus años de vida terrena, Dios -en las semblanzas de Jesús el Señor- cuando se ha visto obligado a polemizar o discutir animadamente, nunca lo ha hecho con hombres o mujeres alejados de la fe o pecadores públicos. No: los momentos más álgidos de su Divina Vehemencia, los ha reservado a los profesionales de la religión. Aquellos que generación tras generación, pasan su tiempo jugueteando con su idea de Dios y acaban por hacer de aquella idea la imagen misma de Dios. Del Dios que no es Dios, sino como mucho su caricatura. Profesionales de la caricatura cara a cara con el Hombre de la autenticidad.
C:\Users\Francesc\Desktop\134_new_01_001-2.jpg
En resumen, tramposos que “celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en sus discursos”; en una palabra, un plan para cazar a Jesús con alguna pregunta. Celebraron consejo: no es fácil aguantar solos el peso de aquellas palabras mastodónticas, de aquellos gestos sorprendentes, de aquella Presencia cuanto menos embarazosa. Aunque no fueron los primeros. Únicamente una de las tantas camarillas que se hospedan en los evangelios: como Lucifer en los primeros días de las tentaciones en el desierto (aunque aquella vez huyó con el rabo entre las piernas), como el círculo de ancianos en torno a aquella mujer sorprendida en adulterio (aquella vez marcharon todos, empezando por los más viejos), como al pie de la Cruz donde los que le tentaron fueron aquellos que quizás se habían imaginado poder ser Dios. 
Ni siquiera esa vez cedió a la tentación de mostrarse verdaderamente como era, es decir, Dios. Les dejó la libertad de permanecer incrédulos, obnubilados, dispuestos a todo para no ceder a la Belleza. Aquella belleza que los desenmascara una vez más, por enésima vez: “Hipócritas ¿por qué queréis ponerme a prueba?” ¿Por qué me tentáis? Que es una forma elegante y señorial de descubrirles su verdadera esencia: falsos, que no sois otra cosa; queréis tentarme, farsantes teatreros. Y presentándole la moneda le muestran el rostro de César y desenmascaran lo que son: gentuza sólo dispuesta a seguir a Mammona y a tender trampas a Cristo. El Cristo de las sorpresas, el inaudito: el Cristo sólo espiado dentro de la cotidiana existencia. Caretas desenmascaradas: una aguja y el globo explota: “Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” Nada más y nada menos. A César le corresponden las cosas: dadle lo que le corresponde. 
C:\Users\Francesc\Desktop\imagesQ8P6GO1G.jpg
Cristo estará feliz. Porque el hombre no vive de las cosas sino del sentido en sí escondido. De la inmensidad que estas indican. A Dios dadle lo que corresponde a Dios: el sentido de las cosas, la belleza de los lazos. El nacer, el morir, el amor, la esperanza, el deseo. Lo que se busca, después de haber devuelto a los césares de cualquier tiempo y lugar, no son días mejores, sino hombres y mujeres que conviertan en mejores nuestros días. Esta es la verdadera religión del Hombre de Nazaret: la religión no es necesariamente una cosa buena. Aquella vez en el Gólgota Dios fue asesinado en nombre de Dios. Una religiosidad que al manifestar el vértice de su fuerza desveló el ser una farsa. Ciertas exasperaciones de la religión, se han mostrado y se muestran inhumanas en su misma esencia.
Siervos del Reino: este es el dar a Dios lo que le corresponde. Esclavos de ningún César. Hombres que levantan la cabeza sin perder la cara: voces inauditas dentro del teatro de la historia, hombres respetables pero rodeados de Gracia. Por otra parte en las páginas del evangelio la gran decisión siempre ha sido la misma: aquella que hizo caer en la trampa a los fariseos en la misma trampa ingeniada por ellos: decidir cómo se quiere ser. Porque antes de ser yo mismo debo comprender quién soy yo. Es de una lógica anterior a Cristo mismo. Aquella lógica que en resumidas cuentas desenmascara a los ilógicos constructores de trampas. Entrampándolos.
Mn. Francesc M. Espinar Comas