domingo, 24 de marzo de 2019

AL ESPEJO: ¡QUÉ GUAPO QUE SOY!


https://3.bp.blogspot.com/-giCXcK-v-Tg/Vs15yq8hiII/AAAAAAAAJl8/nuHOdtYx0pE/s1600/Glosa.jpg

Una cena de trabajo entre amigos. Se celebran sus treinta años de carrera política (si hubiera sido eclesial no cambiaría nada). Él un poco estirado, un poco chulesco, ante el pastel con treinta velitas fanfarronea diciendo: “Yo me he hecho a mí mismo. Ni mi madre se lo creía”. El problema es la convicción. Tan convencido, que lo pronuncia con una buena dosis de orgullo, engreimiento y altivez. “Estoy contento” -comenta uno de los presentes mirándolo con una mezcla de ternura y compasión-. ¿Por qué? -inquiere  un tanto sorprendido el hombretón, símbolo del fracaso de cierta política-. “Porque esto descarga a Dios de cualquier responsabilidad” -replica decididamente el invitado.
Un chulería infructuosa, un maestro decidido, una lección de impagable claridad. Y hoy el evangelio te coloca en el suelo, te hace sentir un don nadie. Puñado de tierra cerrado en las manos de Dios.
 Y sí que parece una fábula: “Un tal plantó una higuera en su viña y vino a buscar sus frutos…”  Parece una fábula, en cambio es la historia espeluznante de un Dios que se pone a la búsqueda del hombre. Apenas había clareado el alba de la Creación cuando Dios, arquitecto de maestría insuperable, diseñó los primeros pasos en el jardín del Edén, escondiendo su Amor en una pregunta: “Adán, ¿dónde estás?” Pregunta porque preguntar significa cuidarse, crear lazos, urdir relaciones. Pregunta porque para Dios la felicidad es estar con sus propios hijos; por ello (y no por obsesión de protagonismo) ha mandado a sus profetas para deshilachar la historia. Enviados para recordar al pueblo que ha de dar frutos. Pero Dios ciertamente es un padre desafortunado. A pesar de su solicitud, de su ternura, de su paciente sabiduría, no consigue que el hijo crezca bien. Es el tercer año que viene para recoger frutos de aquella higuera, pero no los encuentra. Entiende la amargura escondida en sus palabras de decepción. “Córtalo” porque tres años no es un trienio cualquiera, son los tres años que Jesús ha invertido en los caminos de la humanidad, tres años en los que el pueblo no ha sabido descubrir la novedad que suavemente soplaba sobre su historia, tres años en los que el Amor buscaba abrazar historias, rostros que enjugar, misterios para trazar. Tres años en los que se respiraba un mensaje para todos: tanto para el hombre de la calle como para la persona culta, tanto para el campesino como para el escriba, para el pastor de rebaños como para el doctor de la Ley, para el creyente como para el que anhela creer. Y el amo manda cortarlo. Es el juicio justo: cortarlo. Porque la higuera se apropia de los dones de la tierra hinchándose de hojas son dar fruto. No sólo no produce, sino que vuelve improductiva la tierra.
https://lh4.googleusercontent.com/ksHtHEtYlvQtSliJX3xgDhsrRIZ02fJQ69wIvFCjItJq9c2bCnrljNtLskz1p54R-9-hc5s-QM9S7yEo_9JRdM_N6DZu1DyiMvZrHlzfW2XZgW34Ilk1aOxkKCJbKoHLxyF0XDOKLOycpjlqaw
Pero el viñador, misterioso intérprete de la ley escondida en los surcos del terreno, pide un año más de tiempo al amo: “déjalo aún un año más, hasta que cave alrededor y lo abone”. “Déjalo”. Es decir: usa misericordia. “Este año es la duración de nuestra historia”, que dura siempre un año de más: siempre por la intercesión del Hijo. Todos somos precarios a los que se renueva cada año el contrato. Quizá para los demás, nosotros -higueras improductivas por profesión- somos ya leña para echar al fuego. Nuestros semejantes pedirían la extirpación. Como cuando en el evangelio todos piden arrancar la cizaña. Todos, menos Uno que dice: “Dejadlos crecer juntos”. Es decir, te deja vivo, te deja por ti mismo, te da confianza porque ve en ti los frutos que tú no sabes dónde están. Te deja vivo porque es paciente, porque cada año su voz resuena para excusarte frente al amo de la viña. ¡Un año aún! ¿Y después? Quizá permitirá al amo que te corte. O tal vez repetirá el mismo discurso el año próximo, después el otro y el otro, como un desmemoriado viñador que finge envejecer. Aún un año porque Él, a pesar de todo, no te avergonzaría jamás ante la historia. Un año porque a sus ojos, ¡anda que no eres valioso!
Eres tierra estéril si te conviertes en esclavo de las costumbres, si repites cada día el mismo recorrido, si no encuentras el valor para inventar nuevos caminos, si no arriesgas las certezas para capturar un sueño. Tierra estéril si no viajas, no lees, no escuchas música, si eres triste. No produces frutos cuando abandonas un proyecto antes de iniciarlo, cuando pasas los días lamentándote, cuando no haces preguntas por miedo a ruborizarte, cuando no abres la mente. “Déjalo aún un año más” para evitar morir poco a poco, para recordarte que estar vivo es algo más que respirar. Es música, son pasos, es sudor.
https://lh4.googleusercontent.com/E-Lh30-dVEGVZp2oNfsfCOLR4Uk8VBaqA1Dk8c8J5nb1EnQ3OhHhc3KPMnjQOaEZufYoxx76ky1sOfk4p6lHam4--ZDlGtMbZiyFaudI0UxQQ25yyh9ArtcZMp6mJhs0lZb8T4gK61QzDbDHzg“Me he hecho a mí mismo” ¿De qué, moreno? También tú eres como la higuera del evangelio: vives únicamente porque el viñador es paciente, porque continúa cavando a tu alrededor, porque no se cansa de abonar soñando siempre con el mañana. Precario yo, precario tú. Precarios pero inmerecidamente recomendados porque el Amo nos regala aún un año de vida. Un mes. Un día. Una hora. Un segundo. ¡Ríete! Es siempre tiempo añadido, no descontado. Claro el mensaje, transparente la belleza. Que no es la búsqueda de los frutos (todo campesino espera que el árbol produzca) ni la voluntad de cortarlo después de tres años sin fruto (cualquier campesino haría lo mismo), ni siquiera la decisión de cortarlo si después de un año no diese fruto (faltaría más…) La novedad yace en el hecho de que a una higuera tan estéril y desahuciada se le regale aún una posibilidad. Hay quien piensa: Dios es paciente, siempre hay tiempo. La parábola nos sugiere más bien otra actitud: el cambio, la conversión es aún posible, pero no se puede programar ni podemos aprovecharnos de la paciencia de Dios.
De vez en cuando me enfado y digo a Dios: “no es justo, te equivocas, no  aproveches el hecho de que eres Dios” Hay días en los que soy como Jonás: no quiero que al pecador se le conceda otra posibilidad. Él me deja desahogarme, incluso me deja insultarle, incluso crucificarle. Para después mostrarte que el hombre es sin duda la criatura más rara: debes aprender a amarla cuando menos se lo merece. Porque entonces es cuando más lo necesita. Que es como decirle a la higuera: “tú hace tres años que no das frutos, pero también este año apuesto por ti”. ¡Por mí! En verdad, conmigo siempre finges ser un viñador desmemoriado. 
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 25 al 31 de marzo.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00 horas.

Lunes: Por Juana Esperón Camiña, esposo Pepe, padres y hermano.
Martes: Por Luisa Padín y esposo.
Miércoles: A las 19:30 conferencia sobre la Semana Santa en la rectoral de Dena.
Jueves: Ejercicio del Santo Vía Crucis a las 20:00 horas.
Viernes: Por María Luisa Miniño Vieites.
Sábado: Por Celia y Ovidio; Luisa García Conde; María del Carmen Pérez Rial y esposo; Amador Pérez García; Lola Méndez Arosa; Palmira Iglesias Limeres e hijo Pancho.
Domingo: Primera a las 9:00 por la Parroquia. Segunda a las 12:30 por la conversión y santificación de la parroquia.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas

Martes 26: Ejercicio del Santo vía Crucis.
Jueves 28: Por Luis García Vidal.
Sábado 30: A las 10:30 primer Aniversario de Manuel José Gómez Torres, de Lagarey. A las 11:30 primer Aniversario de Teresa Díaz Piñeiro. A las 19:00 Misa por Amancio Soutullo Buezas y sus padres, da Costiña; José Manuel Torres Otero.
Domingo 31: Primera a las 10:30 por José Leal Velázquez; José Otero Leal da Salgueira. Segunda a las 11:30 por las intenciones de la Parroquia.

domingo, 17 de marzo de 2019

EL COCIENTE DE ABSURDIDAD DE DIOS

https://3.bp.blogspot.com/-cGBqNaLG9yI/VsWTGdWuETI/AAAAAAAAJiw/fN0d6XEezL8/s1600/Tomas1.jpg


La llamada de Dios es siempre un signo de partida. Para Pedro la vida no había sido fácil desde los días en los que había abandonado la barca para seguirle. Que ahora el Maestro tuviera que “sufrir mucho” hasta “ser llevado a la muerte”  no debió digerirlo con facilidad. Pero, allá arriba, en la cima del monte es sobre eso sobre lo que Él vuelve a hablar con dos ancianos, Moisés y Elías. Lo que pasa en aquel monte es una anticipación de aquel mundo transfigurado que esperamos. Algunos momentos de luminosa plenitud en los que exclamamos: “qué bien se está aquí”, pueden acontecer ya hoy. Quisiéramos detener el tiempo, plantar tiendas que resistan al viento. Pero son sólo momentos, en los cuales podemos quedar petrificados. Porque es necesario bajar del monte. Es una orden. Una exigencia de amor.
Y una tentación para nosotros, que hemos sido hechos para los embrujos, detenernos donde uno es feliz, olvidar las tribulaciones de allí abajo y el destino de los demás. Como Pedro y su primer descuido: él, pescador de un mar estrecho entre olas, allí él quisiera transformar en morada definitiva aquella alegría, en un abrigo protector contra la cruz. No quiere volver al valle, ni bajar aquellas tres tiendas de campaña hasta allí, aquel dulce vivir de unos pocos, sin afanes, sin nunca jamás morir. Y resuena el eco de aquella esplendida declaración de ternura que el Nazareno dedica a Pedro: “cuando eras más joven, te ceñías el vestido e ibas donde querías, cuando seas viejo extenderás tus manos, otro te ceñirá el vestido y te llevará donde tú no quieres ir”. Como sobre el monte, la invitación a llevar a tus amigos hacia lo alto, lejos del ruido, y hacerles ver tu rostro, patentizar cómo es hermoso para nosotros estarnos aquí. Tocarles y darles fuerza, quitándoles el miedo. Después, sin levantar tiendas, volver a vivir en el propio espacio cotidiano. Es verdad: tú sabes cuál es la meta. Pero a la que hoy llegas no es definitiva. Al alba uno parte sin saber dónde en la noche plantarás la tienda. Se reirán de ti, te ultrajarán, pensarán que eres un imbécil porque no construyes casa, no inviertes en muebles, no levantas barricadas ni verjas con mando a distancia. Se reirán porque para ellos no tienes los papeles en regla.

https://lh4.googleusercontent.com/Qq8Ui_G7VjCZNBM9UZh8dlP5r0o9N-26AS9zWI7thPpt5X_hRMGSMDpv-7vjgtE-khxl9wK_OpMXrXViLUiKNM71iwA5AmdwlhKXzP9xnamHD4FsxChkXBrlb9jlrVvebtxGe-9kyqMHT-mK
Uno acepta el partir, pero al menos le gustaría soñar con la dirección. Abrahán era pastor: husmear los pastos era su pasión, su profesión. Setenta y cinco primaveras (y otros tantos inviernos): tiempo de testamentos a firmar y recuerdos para custodiar, tiempo de pasados y de nostalgias y de añoranzas. Dios irrumpe en su mundo cotidiano y le hace vivir la experiencia del absurdo. Setenta y cinco años es la edad buena para empezar a vivir. “Vete de tu tierra” Es decir: sé un apátrida, un gitano, hacia el país que yo te indicaré. ¿Entenderías algo? Estamos acostumbrados a que los periódicos nos mantengan sentados. Los grandes -a través de ellos- para cada problema nos dan por adelantado la respuesta que tenemos que dar: la papeleta para votar, el partido al que adherirse, la película para ir a ver y la que no tenemos que ver, el diario que hemos de leer, las noticias que hemos de escuchar, el agua que es bueno beber, los alimentos que debemos comer, el camino para recorrer, el traje que ponernos, las palabras que hemos de usar. Les gusta que estemos sentados, porque todo movimiento es un atentado a la autoridad. El evangelio en cambio te lanza a la palestra, con una Palabra como equipamiento.  El único recurso, el único apoyo: ¡qué consolador!


Y no obstante Abrahán cree. Pero el tiempo pasa y sin embargo cree. Dios parece no mantener las promesas y a pesar de ello Abrahán cree. Parece haberse olvidado de las promesas y él continúa creyendo. Cree. No se lamenta. No arrincona el sueño. No le asustan las burlas. Cree porque ha intuido la técnica de Dios: interviene únicamente cuando el hombre ha quemado todas las posibilidades. Mantiene con puntualidad la Palabra cuando ya ha pasado el tiempo, cuando ya no hay nada que esperar. Es como decir: “Ahora o sujetas mi mano o sujetas mi mano”. Ésta es la paradoja increíble y lacerante de la fe. Si la aceptas, descubres a un Dios magnífico: un Dios que te levanta, que te despierta, provoca, hace nacer, interpela, escuece, despierta la creatividad, abre horizontes, discierne los pasos. Te libera. Tiene sin embargo un defecto: siempre va por delante. La tierra prometida está por delante: prohibida la nostalgia, el volver la cabeza atrás. Ellos te adoctrinan, Él te vacía para encender la libertad. El hombre es estático y repetitivo, Dios es dinámico y sorprendente. Tal vez por eso aún hoy en día sigue estando un poco más allá. 
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 18 al 24 de marzo.



Dena

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 20:00.

Lunes: Por José Luis García Dorado y sus suegros, Benedicta y Edelmiro.
Martes: Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María. Día del seminario. Misa primera a las 9:00 por la vocaciones Sacerdotales y Religiosas. Segunda a las 13:00 Solemne por la Parroquia.
Miércoles: A las 18:00 horas, primer Aniversario de José Martínez Lamelas.
Jueves: A San Benito por la Parroquia.
Viernes: Por Amparo Ares Regueiro y difuntos de la familia.
Sábado: Por Antonio Arosa Iglesias, José Carlos Feijóo Ruel, Josefa y Celestino.
Domingo: Primera a las 9:00 por la Parroquia. Segunda a las 12:30 por Luisa Méndez Meis, esposo e hijos; Dolores Padín Garrido y esposo Ángel Dopazo; José Alfonso Sineiro, esposa, hijo y nieto.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas.

Martes 19: Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María. Misa a las 11:00 por Peregrina Méndez Muñiz y sobrina Esther; José Manuel Martínez Carballa y su hijo José Martínez Troncoso; Josefa Bouzada Poceiro y esposo Manuel Prieto Tacón.
Jueves 21: A San Benito por las intenciones de la Parroquia.
Sábado 23: Por Luís Abal Lima; José Vidal Prieto, de Gondar; Manuel Domínguez Otero y José Vázquez Pombo, da Bouza; Carlos Méndez Casal, esposa Carmen y hermana Dolores, Carmen y Delvina Méndez Camiña; a la Virgen de los Dolores a intención de una devota; José Telmo Torres.
Domingo 24: Primera a las 10:30 por Manuel Méndez Laredo, Carmen Torres Torres e hijo Moisés; A la Virgen de Lourdes a intención de una devota. Segunda a las 11:30 por la Parroquia.

domingo, 10 de marzo de 2019

Los sobornos del diablo



Nos parece asistir a una discusión entre teólogos. En la confrontación, textos de la Sagrada Escritura. Ninguno de los dos habla con las propias palabras sino que participan en el concurso tomándolas prestadas de los Libros Sagrados. Lucifer ha venido al desierto convencido de que al final el Nazareno caerá. Jesús de Nazaret ha venido al desierto convencido de que Satanás tienta sólo a los grandes y puros: el mediocre nunca será tentado por el Demonio, porque es suyo desde los albores de una historia personal. Quizás muchos piensen que Lucifer no existe. Se han creído pues aquel epígrafe que Satanás ha escrito sobre sí mismo: “El demonio está muerto”. Un epígrafe que se ha convertido en su más poderoso secreto. Él únicamente puede ensuciar aquello que está limpio. Tienta a aquellos que lo conocen y no lo siguen.
Primer round. El golpe: “Si tú eres hijo de Dios di a esta piedra que se convierta en pan”. La respuesta: “no sólo de pan vive el hombre”. Demasiado fuerte debía ser la tentación empujados por las tripas que gritan de hambre. Quizás comiendo se acabaría creyendo todo lo que un hombre dice. Al Nazareno no le interesan los consensos: a quien se agarrará a su manto le pedirá creer a la fragilidad de una Palabra, contra el hambre y el dolor, quizás también la enfermedad. Por no hablar de los bolsillos y de los mantos: habrá siempre un pez en el lago o un higo entre las hojas para saciar a quien exhausto persigue la Belleza. Del pan de las panaderías siempre se podrá prescindir; del pan celeste el hombre buscará la fuente para no morir de desesperación.
https://lh4.googleusercontent.com/e8IKlPcEOvbhV2lyfrBv1U1EPalVqDq1il3Nhxzhuqb4hXzSm5c95j9a__gqQA8-qsCoIqB8hl4LnrZT-o7XwyqfYGaB87OJtpJYNW9BLltk0SGIdEOrmsxkgxuoVp-feJJ23d4-scEiqvPchQ
Segundo round. El golpe: “Te daré todo este poder y su gloria (…) si te postras en adoración ante mí”. La respuesta: “Adorarás al Señor tu Dios y sólo a Él darás culto”. De José, el padre putativo, aún conserva la humilde figura del artesano silencioso: tras la escena, lo cotidiano, la juventud de espíritu. Lucifer lo tienta porque con todos los demás funciona de maravilla: al hombre le gusta lo sensacional. También la fe cuando únicamente es sensación y emoción, convierte a las iglesias en vagones abarrotados. El Nazareno no cede: todos son capaces de seducir con cosas maravillosas, encantar con la seducción cotidiana; y la más humilde pertenencia será su atrevida apuesta. Un día incluso le pedirán que haga milagros: serán los días en que no habrá explosión de milagros. Lucifer le invita a saltar hacia abajo, Él dentro de poco subirá arriba, al Monte, para gritar vigorosamente que justamente dichosos serán los que el mundo señala como fracasados.
https://lh3.googleusercontent.com/VAEIMAC-Kt7G-HBDS61AVIwPJ4yLJFieGcOAAdMwhz0noL0gK4hcbeO-TfSdbOyaZXf5t8U9gLd_ElMaOmmAytIQzQZYPyMKIysUM6Dsu1SV_oToRuoRs3MdwTu_EfbmHcnkcJLG_sns6ZEx0QTercer round. El golpe: “Tírate (…) dará orden a sus ángeles para que te custodien”. La respuesta: “no tentarás al Señor tu Dios”. Satanás suda y quizás ahoga su presunción de omnipotencia: ¿Por qué tentar a Dios por el solo gusto de ponerle a prueba? O quizás ya no se busque únicamente a Dios sino sólo los beneficios que asegura a aquellos que lo aman. El Nazareno huele de lejos a Lucifer y Lucifer huele de lejos al Nazareno: en lo que se refiere a las Escrituras, ambos aprueban. Con una única diferencia: allí donde Satanás se organiza chapuceramente para comprar al hombre, el Hijo de Dios deja libre al hombre para estar con Él. O ir contra Él: no hay alegría sin libertad. Ni siquiera en casa de Lucifer. Este se ceba justamente contra aquellos que lo conocen y no le hacen caso. Seduce la inocencia de los primeros padres, remueve a David el Fuerte, corrompe a Salomón el Sabio, desprestigia a Dios ante el justo Job. Todos los santos que se esconden en el desierto, todos los amantes de Dios, serán tentados por Satanás. Cuanto más se aleja uno de él, él más se acerca. Más alto estamos, más se emplea en derribarnos, bajo el cálido aliento de la voluptuosidad. Ser tentados por Satanás es indicio de pureza, signo de grandeza, una nueva prueba de la elevación.
https://lh3.googleusercontent.com/SCLElWs1OsFAd6Fb7Wr3_BYdCLe2APzkKLUqgmlQPVjZrfNRn3bSnH1kpjxq8sfn2oqCdsR5seQ6eJq3zKuO4Bno0fwFApk1Kyu2lLNYOQ3Ze0stJI2wJEhjYcEhiyeUiPwVwX8fMhFhr6KkeA
A duras penas había salido del agua del Jordán, en medio de la multitud, que entra en el desierto de la soledad. No escapa de los hombres: así como salió de ellos, volverá entre ellos. Sin embargo a menudo se retirará a un lugar tranquilo, lejos de todos, también del cariño de sus discípulos: necesita estar solo. Además sabe que para amar a los hombres y avivar su amor, de vez en cuando hay que abandonarles. Abandonarles por amor, hasta desafiar al desierto en su nombre.
Con el rabo entre las piernas, Satanás sale derrotado. Con la humilde belleza de su rostro, Jesús sale del desierto después de haber derrotado a Satanás en sí mismo. Inicia ahora el desafío: derrotar a Satanás entre los hombres. Allí donde hoy campa a sus anchas, con la complicidad de aquella primera colosal derrota. 
Mn. Francesc M. Espinar Comas

Semana del 11 al 17 de marzo




Dena

Intenciones de las Celebraciones Eucarísticas. Durante  toda esta semana continuamos con la novena a San José. A las 19:30 Rosario, Novena y Misa.

Lunes: Por las Obligaciones del Celebrante.
Martes: Por Victoria Padín Camaño e hijos fallecidos
Miércoles: Por Benjamín Castro Minguillo.
Jueves: Por María Vidal Méndez, esposo e hijo Elías.
Viernes: Por Paco Dovalo López. Después de la Misa Ejercicio del Santo Vía Crucis.
Sábado: Por Elisa a Caladiña; José Otero Naveiro y difuntos de la familia.
Domingo: Primera a las 9:00 por las intenciones de la Parroquia. Segunda a las 12:30 por Juan Hervés Ozores.

Villalonga

Intenciones de las Eucaristías. Durante la semana a las 19:00 horas.

Martes 12: Ejercicio del Santo Vía Crucis.
Jueves 14: Charla sobre la Cuaresma. Tema: La muerte de Cristo.
Sábado 16: Por Horacio Martínez Domínguez, da Bouza; Silvestra Otero Fernández, da Lomba, esposo José e hijos fallecidos.
Domingo 17: Primera a las 10:30 por Carmen Alfonso Sineiro, hija Isabel y suegra, de Piñeiros. Segunda a las 11:30 por la Parroquia.

domingo, 3 de marzo de 2019

¿PUEDE UN CIEGO GUIAR A OTRO CIEGO?


C:\Users\usuario\Desktop\CIEGOS.png
La corrección de los hermanos no sólo es necesaria, también es obligatoria. Existen modalidades que deben ser observadas ya que de lo contrario los daños que se producen pueden ser gravísimos. Todas las cartas de San Pablo tienen un único fin: corregir toda desviación, fruto del pensamiento humano que se ha introducido en el misterio de la fe. Caminar con una falsa fe o una fe con elementos de no plena verdad en su seno, compromete todo el recorrido. No únicamente Pablo mismo corrige, personalmente o por Carta, sino que invita a los discípulos del Señor a corregirse los unos a los otros. He aquí lo que escribe a los Tesalonicenses:
“…Todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las tinieblas. Así pues, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Nosotros, por el contrario, que somos del día, seamos sobrios; revistamos la coraza de la fe y de la caridad, con el yelmo de la esperanza de salvación. Dios no nos ha destinado para la cólera, sino para obtener la salvación por nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, para que, velando o durmiendo, vivamos juntos con él. Por esto, confortaos mutuamente y edificaos los unos a los otros, como ya lo hacéis.  Os pedimos, hermanos, que tengáis en consideración a los que trabajan entre vosotros, os presiden en el Señor y os amonestan. Tenedles en la mayor estima con amor por su labor. Vivid en paz unos con otros. Os exhortamos, asimismo, hermanos, a que amonestéis a los que viven desconcertados, animéis a los pusilánimes, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos. Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, antes bien, procurad siempre el bien mutuo y el de todos. Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros. No extingáis el Espíritu; no despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno. Absteneos de todo género de mal."  I Tes 5, 5-22

C:\Users\usuario\Desktop\DJbgf0VXgAAcVvw.jpgJesucristo pide la corrección pero exige una regla a la cual siempre uno debe atenerse. Porque cada uno de sus discípulos que está llamado a la corrección de los hermanos, está también obligado a ser irreprochable en todo. Su ejemplaridad debe ser perfecta en la doctrina, en la moral, en las palabras, en las obras, ante Dios y los hombres. Uno que necesita ser conducido por el camino correcto no puede pretender corregir al otro. Aunque quisiese no podría. Le faltan las virtudes para hacerlo. Siempre se corrige desde la verdad, desde la virtud, desde la santidad, desde la observancia de la Palabra, desde la obediencia a los Mandamientos, desde una vida evangélicamente recta. Se corrige teniendo la mirada de amor del Padre, el corazón de Cristo y de su caridad crucificada y desde la sabiduría del Espíritu Santo. Si es hecha desde la luz evangélica la corrección producirá siempre buenos frutos.
C:\Users\usuario\Desktop\signorelli4.jpg
La corrección ante todo, debe iluminar la mente con el purísimo conocimiento de la verdad del misterio de Jesucristo, en el cual está escondido todo otro misterio y del cual todo misterio se conoce en su ciencia más perfecta. A la luz del misterio de Cristo siempre hay que añadir la sana moralidad que de este deriva. Toda confusión moral es signo que existe confusión en el misterio de Jesús. Hoy en día la confusión reina a nivel universal porqué quien sufre es el misterio de Cristo. Todo es desde Cristo, en Cristo, por Cristo. Si se declara que Cristo ya no es necesario para ir al Padre todo se convierte en innecesario y el Evangelio de Cristo sobra. Sin Cristo la Iglesia es como un océano sin agua. Es la muerte.
¡Madre de Cristo, Ángeles y Santos, en esta Cuaresma que empezaremos el miércoles próximo, ayudadnos a traer de vuelta a Cristo a la Iglesia con poder! 

Mn. Francesc M. Espinar Comas